Paulo Amorim reclama la dimisión de Maria do Céu Antunes tras el anuncio de extinguir los servicios regionales de Agricultura

La ministra de Agricultura, Maria do Céu Antunes.

La Asociación Nacional de Comerciantes y Exportadores de Vinos y Bebidas Espirituosas (ANCEVE) de Portugal, que preside Paulo Amorim y representa a decenas de empresas productoras y exportadoras de vinos y licores en las principales regiones del país vecino, ha reclamado la dimisión inmediata de la ministra de Agricultura, Maria do Céu Antunes, tras la medida anunciada por el Gobierno luso de extinguir los servicios regionales del Ministerio de Agricultura y centralizarlos en las Comisiones de Coordinación y Desarrollo Regional (CCDR).

ANCEVE califica la decisión del Ejecutivo socialista de Antonio Costa de “abusiva, antidemocrática y absolutamente inaceptable”, ya que, según sostiene, las diversas direcciones regionales de Agricultura (Norte, Centro, Lisboa y Valle del Tajo, Alentejo, Algarve y Madeira) cumplen funciones esenciales, de atención y apoyo a miles de productores, de promoción del conocimiento específico de cada realidad regional y de gestión de fondos destinados a la agricultura, entre muchas otras. “Cumplen también”, indican, “una función fundamental y que ahora se extingue: la de hacer llegar al Ministerio el sentir y los problemas específicos de cada región”. Asimismo, la organización empresarial subraya que “si bien son designados por el Ministerio, en el marco de concursos regulares, los directores regionales de Agricultura son generalmente vistos por los productores como buenos representantes de los deseos y desafíos específicos de cada región ante la administración central”. 

“Un gigante burocrático e ineficaz”

Por ello, ANCEVE hace hincapié en que “sin tener recursos en cada región, como ahora soprendentemente se anuncia, el Ministerio de Agricultura quedará limitado a ser un gigante burocrático e ineficaz en Terreiro do Paço (estrictamente, pues es ahí donde se encuentra su sede), sin conocimiento real de lo que ocurre en cada región”.

Según ANCEVE, anticipando esta extinción, las Direcciones Regionales de Agricultura ya venían siendo vaciadas de recursos hace muchos años, lo que limitaba su eficacia, especialmente retrasando las verificaciones sobre el terreno, esenciales para el pago de ayudas y muchas veces solo posibles gracias a que los equipos técnicos se multiplicaban en trabajo y dedicación.

Al mismo tiempo, ANCEVE es consciente de que se está preparando un paquete de concentración de poder, actualmente en estudio en el Ministerio, lo que supondría, en su opinión, que las CCDR reciban servicios sin ninguna competencia relevante. “La administración central”, afirma, “descarga así en las Comisiones de Coordinación y Desarrollo Regional la carga de justificar el inevitable cierre de sucursales”. 

ANCEVE denuncia que el Ministerio de Agricultura portugués está siendo convertido en un gigante burocrático sin conocimiento real de lo que ocurre en cada región portuguesa. Fotografía: Jacqueline Macou (Pixabay)

“Una ministra políticamente irrelevante” 

“Siendo cierto”, afirma ANCEVE, “que la agricultura es un eje esencial de la economía nacional y particularmente de la ocupación productiva del territorio y del combate contra la desertificación del interior, vemos con la mayor preocupación que el Ministerio esté siendo desmantelado y vaciado paso a paso en manos de una ministra políticamente irrelevante, que no es reconocida por el sector ni por sus homólogos y cuyo mantenimiento en ese lugar representa un enorme error de casting por parte del primer ministro”.

Todo ello explica que el Ministerio de Agricultura, después de haber perdido ya los Bosques y las competencias de la Dirección General Alimentaria y Veterinaria sobre los animales de compañía y no haber tenido nunca la capacidad de canalizar apoyos económicos urgentes e imperativos para el sector, en una situación de crisis marcada por la sequía, la guerra y la inflación, no se oponga a esta medida, llevada a cabo pensando mucho más en aumentar las competencias regionales de los CCDR que en la preoucpación por prestar servicios eficaces a la agricultura.

Por todo ello, ANCEVE pide la sustitución urgente de la actual ministra de Agricultura por alguien con conocimiento del sector, a quien el sector respete y con peso político, que proteja, no a un Ministerio debilitado, sin estrategia y sin rumbo, sino a un nuevo Ministerio de Agricultura, de los Bosques y de Desarrollo Rural.

Productores portugueses al borde de la bancarrota 

La actual petición de dimisión formulada por Paulo Amorim contra la ministra de Agricultura, Maria do Céu Antunes, se produce después de que ANCEVE advirtiera públicamente el pasado mes de septiembre de que muchos productores portugueses de vino se encuentran al borde de la bancarrota, como consecuencia de la continua subida de los costes de producción, lo que llevó a la organización a reclamar al Gobierno que pusiera en marcha un plan extraordinario de apoyo al sector vitivinícola.

“Es urgente e imperioso”, afirmaba ANCEVE en un comunicado de prensa, “que en este momento tan dramático y excepcional, el Gobierno acepte, de una vez por todas, agilizar un plan extraordinario y específico de apoyo al sector del vino”, al tiempo que denunciaba que el Ministerio de Agricultura se había convertido en una estructura “excesivamente burocratizada, despojada de estrategia, sin fuerza política y sin rumbo”.

La demanda de ANCEVE, institución sin fines lucrativos de ámbito nacional que representa a los principales agentes económicos del sector vitivinícola portugués, reiteraba la solicitud ya realizada al Gobierno el mes de agosto, cuando alertó del aumento continuado de los precios de las materias primas, de los materiales de embotellado, de los transportes y de los costes en general. un hecho que, según sostenía, estaba “llevando a innumerables pequeños y medianos productores, que constituyen el grueso del tejido empresarial del sector vitivinícola, al borde de la bancarrota”.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *