2023 cierra con un dato de peso para el sector corchero catalán: su impacto global es de 884 millones de euros, destacando que su valor ambiental triplica el económico. Son cifras extraídas del estudio “Valor socioeconómico y ambiental de la industria corchera catalana” en el marco del proyecto “Estudio del potencial de la economía circular del sector corchero” que ha estado liderado por la Fundación Instituto Catalán del Corcho (ICSuro) y elaborado por la cátedra MANGO de la Escuela Superior de Comercio Internacional de la Universidad Pompeu Fabra (ESCI-UPF) y que ha contado con la colaboración con la Asociación de Empresarios Corcheros de Cataluña (AECORK).

Es uno de los hitos más destacados del año, que permite medir el valor económico de la actividad de las empresas catalanas mediante la metodología del Valor Social Integrado y calcular la huella de carbono del sector para valorizar el sector corchero, que es el objetivo y el éxito de la fundación.

Aparte de este estudio, durante el 2023 la fundación ICSuro ha estado trabajando para aportar conocimiento nuevo sobre el material corcho que pueda ser beneficioso para las empresas corcheras. A nivel forestal, ha sido un año duro a raíz de la sequía, pero se están abocando esfuerzos en investigar cómo gestionar de forma sostenible el bosque para minimizar los efectos negativos del cambio climático a la vez que se destinan recursos a incentivar el oficio de pelador de corcho.

Para el presidente de la Fundación Instituto Catalán del Corcho, Joan J. Puig, “este año hemos podido cuantificar el valor socioeconómico y ecológico del sector corchero catalán, que es extraordinario y demuestra que el del corcho es un sector imprescindible. Asimismo, las cifras de balance que nos deja el 2023 certifican la necesidad de que exista un Instituto Catalán del Corcho, que realiza un trabajo transversal y que crece en todos y cada uno de sus ámbitos de actuación, reforzando la apuesta por la investigación, la prestación de servicios y la comunicación que se realiza desde la fundación”.

Controles de calidad

Del balance del año, también destacan las 4.055 analíticas de control de calidad que se han llevado a cabo en el Cork Center Laboratory, y que han incrementado un 19% en relación a las cifras de 2022.

Investigación y desarrollo

La buena tendencia también se plasma en el área de investigación y desarrollo, donde se han cerrado cinco grandes proyectos y actualmente se está trabajando en nueve proyectos más de los ámbitos forestal (2), vitivinícola (3) y de las nuevas aplicaciones (4) en colaboración con 48 empresas y centros de investigación de 12 países distintos. En cuanto a las publicaciones científicas, el equipo del ICSuro ha publicado cinco pósters y tres artículos y está pendiente de la publicación de otros tres artículos este 2024.

Formación y comunicación

En 2023 se formaron un total de 511 personas sobre el material corcho y sus propiedades desde una perspectiva enológica o del diseño, impartiendo formaciones presenciales y online en escuelas y centros universitarios de enología, sumillería o diseño. Una vocación que responde al compromiso de la fundación para dar a conocer las posibilidades del corcho por todas partes para garantizar su uso en el ámbito vitivinícola y facilitar que surjan nuevas iniciativas con el material.

En este sentido, el pasado año se recibieron 20 consultas de empresas, emprendedores o estudiantes buscando asesoramiento para desarrollar productos con corcho, demostrando el interés creciente que genera este material tan versátil y que es 100% natural y reciclable.

Por último, en cuanto a las redes sociales, se ha crecido en todos los canales.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *