Privilegio del Condado es la bodega de Vínicola del Condado. Esta es la mayor cooperativa vitivinícola de Andalucía con más de 500 viticultores y una de las más importantes en España. Con más de medio siglo de vida, la Bodega Privilegio del Condado presenta al mundo las joyas enológicas nacidas de una tierra fértil y llana de la D.O. Condado de Huelva. Situados en Bollullos par del Condado, pueden denominarse el mayor exponente del Condado de Huelva por su producción de vinos de calidad en Huelva y por dar a conocer al mundo las bondades del Condado. El pasado miércoles 30 de octubre tuvo lugar en Sevilla un encuentro entre periodistas y críticos especializados en gastronomía y vinos, organizado por la bodega Privilegio del Condado y donde conocimos, mejor, seis de sus grandes vinos onubenses, acompañados de su director comercial Víctor Morián, y de su brand ambassador, el enocomunicador Fran León.

El maridaje comenzó en ‘La Barra de Inchausti’, un restaurante más que recomendable en el número 10 de la calle Tomás de Ibarra, junto al Postigo. El producto con el que elaboran sus platos es de excelente calidad y eso queda reflejado en cada una de sus creaciones para hacer de sus comidas una verdadera experiencia culinaria.

El primero de los maridajes que pudimos disfrutar fueron unas ostras espectaculares con un potente sabor a mar, con el Vermouth Misterio. Este vermú de Privilegio del Condado es realmente interesante. Con base de condado viejo (con más de 30 años de crianza), de vino naranja y vino dulce, posee más de 60 botánicos en su aromatización. El resultado es un vermú con aroma a piel de naranja, y diferentes especias típicas de la zona del Condado y Doñana. En boca tiene una primera impresión dulce pero que pronto es difuminada por una sensación de amargor delicado muy agradable al paladar. El maridaje es más que interesante, ya que contrasta la salinidad, potencia y frescura de la ostra con el amargor del vermú Misterio. Todo un acierto.

En el segundo maridaje en ‘La Barra de Inchausti’ disfrutamos de un excepcional carpaccio de gamba roja con foie. La potencia de la gamba roja en toda su esencia, con el graso sabor del foie se acentuaba gracias a uno de los mejores vinos blancos del Condado de Huelva, Mioro Gran Selección. Un blanco que aúna tres de las variedades de la D.O.: zalema, listán de Huelva y moscatel de Alejandría. Un vino lleno de salinidad, muy mineral, con un equilibrio perfecto de acidez y una gran frescura. Un placer para todos los sentidos. Tienen que probar este exquisito manjar. Tal cual. El mismo carpaccio con Mioro Gran Selección. Se llevarán una muy agradable sorpresa.

La segunda parada en el camino tuvo lugar en pleno corazón del barrio de Santa Cruz de Sevilla. Concretamente en el número 18 de la calle Lope de Rueda, en el Rincón de Murillo. Un restaurante que nos ofreció diferentes platos con los que pudimos disfrutar varios vinos de la Bodega Privilegio del Condado. Comenzamos con un plato de queso, con un centro de cabello de ángel. ¡Qué bien le sienta al queso contrastarlo con lo dulce. También pudimos probar una espectacular steak tartar, si bien le sobraban las patatas y las zanahorias que remataban el plato. Pudimos comer también boquerones y una carrillada con patatas, que estaban francamente buenos. Toda esa comida, nos permitió probar varios vinos. El primero de ellos fue el cava brut nature ‘Palacios de Doñana’. Un buen cava nacido de tierras onubenses. También descubrimos Érase una vez un blanco semidulce. Un vino semidulce con una etiqueta divertida, ideal para aquellos que comienzan a iniciarse con el vino. En el Rincón de Murillo también pudimos disfrutar de Mioro Gran Selección. Y es que, es un vino perfecto para cualquier ocasión, que sorprende y combina prácticamente con cualquier plato. Un vino fantástico para disfrutar toda la esencia del terruño de Huelva.

Finalmente, saboreamos en el mismo enclave, dos tartas: una de chocolate y otra de almendras y bizcocho con dos de los grandes vinos dulces de la bodega Privilegio del Condado. En primer lugar pudimos maridar los postres con Misterio Orange. Un vino naranja, cuya principal característica es la de tener una base de vino moscatel, en lugar de pedro ximénez. Después se macera con las cáscaras de naranja y el resultado es un vino suave, aterciopelado, goloso pero que no empalaga. Ideal para la propuesta que nos hicieron en el Rincón de Murillo, postres. Aunque también me encantaría probar el vino propiamente como aperitivo, con quesos, con salazones o con hielo y una rodaja de naranja en la sobremesa. Apúntense el nombre. Misterio Orange. Muy bueno.

Terminamos el maridaje con una de las grandes joyas enológicas del Condado de Huelva, de Vinícola del Condado y por ende de su bodega. Carámbano, el vino de hielo de Privilegio del Condado. Ya su nombre nos está indicando ese origen del vino. Carámbano nace de una vendimia calurosa en pleno mes de agosto, pero esas uvas maduras de zalema y moscatel de Alejandría se congelan a 16 y 18 grados bajo cero en cámaras frigoríficas. Tras permanecer una semana de esta manera, inician la descongelación y se sigue un proceso normal de elaboración del vino. Cogen el extracto donde se concentra toda la esencia de la uva, en torno a un 20%, en la que la graduación es de 11 grados y en la fermentación permanece bastante azúcar residual. El resultado es un vino con tonalidad dorada, con un aroma frutal y un sabor dulce pero muy especial ya que está rico y no se hace nada empalagoso. Una de las grandes sorpresas de la noche, ya que es un vino diferente a todos los demás. Sin lugar a dudas, una experiencia muy enriquecedora donde conocimos grandes platos con mejores vinos y en el que los maridajes hicieron que nos diéramos cuenta del privilegio de vinos que existen en el Condado de Huelva.

Comparte en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *