Escribo esto porque me da envidia, cuando ahora me pasan precios de vinos a granel en Francia, Alemania, etc. Que me pasan, por ejemplo, a 42 euros hectólitro, el de un tipo, a 48 el de otro y a 52 el mejor. El precio sube por calidad, no por grado.

El comercio del vino en España es muy conservador, en el sentido, por ejemplo, de que nos ha costado casi veinte años hablar dl precio en euros, en lugar de en pesetas. Eso ya está prácticamente superado. No sin embargo el precio de la uva, que seguimos diciéndolo en ptas. grado kilo, quizá porque es más fácil decir a 3 pesetas grado kilo que a 0,021356 céntimos de euros por grado y kilo. El caso es que aún se maneja la peseta en muchas ocasiones, incluso muchos contratos de vino contemplan el doble precio, es decir, tres euros hº, (500 Ptas. Hº).

El comprar y vender graneles por grado, supongo, viene de lejos, de cuando yo lo recuerdo, la cosecha se daba en hectólitros, pero también en absolutos, es decir en los grados alcohólicos que se habían elaborado. ¿Por qué? Muy fácil, porque una importantísima parte de los vinos a granel de las zonas más productoras, que al cabo eran las que los vendían, se vendían a las alcoholeras para la fabricación de alcohol vínico, y aquí si era muy importante el vender y comprar por grado alcohólico, ya que, al fin y al cabo, y por decirlo de alguna manera, no se compraba vino, se compraban grados alcohólicos para transformarlos en alcohol.

Hoy día esto está, a i modo de ver, totalmente desfasado, es una antigüedad y no tiene sentido que un vino de 14 grados, por ejemplo, valga más que uno de doce cuando a lo mejor el de 12 es mejor vino que el de 14. O no, pero eso debería de ser igual, y si uno es mejor que el otro, habría que pagarlo mejor, sin fijarnos en la graduación, y sí en la calidad.

De hecho, llevamos años, y va a más, que la uva ya se compra en muchos sitios por kilo, pero donde se sigue comprando por grado, el grado es solamente un parámetro más y no es totalmente decisivo a la hora de ponerle precio a esa uva, ya que se mira, índice de fermentación, glucónico, acidez, etc. Hasta diez o más parámetros, y se paga en función de esa calidad, cosa que veníamos pidiendo desde hace tiempo y que se está imponiendo.

En el vino debería pasar igual, pagar por calidad, por diversos parámetros, pero no solo por el grado.

Y este año, precisamente, y por eso pongo este artículo, es uno de ellos, ya que el vino está en altos precios, y el grado lo eleva aún más. Efectivamente, por la sequía y el calor que hemos venido sufriendo en vendimia, los vinos han salido con bastante grado. Lo que es un problema, como les digo, vinos tintos con 14 grados es un problema comprarlos para quien vende vino tinto, por ejemplo, de 12 grados ¿Qué hace? No se puede rebajar y no lo puede dar a no ser que cambie etiquetas, etc. Además, un vino con 12 grados a 4 euros hº vale 48 céntimos el litro, si este mismo vino tiene 14, entonces vale 56 céntimos, ocho céntimos más, que a la hora de vender vino es una cantidad importante, a veces la ganancia o pérdida.

Por eso creo que es un buen año para empezar a cambiar, de hecho, yo conozco cooperativas grandes españolas, que las ventas a Francia y otros países, ya la hacen por hectolitro y no por hectogrado.

Creo que sería una buena cosa para mejorar la calidad de nuestros vinos, ya que la gente se esforzaría aún un poco más en sacar buen vino si este vino le va a valer más que otro de inferior calidad.

Como les digo antes, este año es un problema el grado, ya veremos cómo lo resuelven las bodegas, pero va a ser tema de conversación y de negociación a la hora de comprar vino ¿Quién lo rebaja para ajustarlo a un grado comercial?

Cada uno que saque sus conclusiones.

Comparte en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *