Terminaremos venciendo el coronavirus, no cabe duda, pero la crisis en la que estamos inmersos nos enfrenta a la duda del día después. ¿Qué pasará al día siguiente, cuando todos salgamos de nuestras casas y volvamos a la normalidad del día a día?

Cuando ahora debía de ser la principal preocupación la brotación, la lluvia, el riesgo de helada, que es largo en duración de días, ya que hay muchas viñas que ya han brotado y una helada ya haría daño. Las lluvias que no terminan de llegar a muchas zonas muy necesitadas y que en estas fechas son muy necesarias. Parece que todo esto queda a un lado debido al virus que tanto daño nos está haciendo.

Seguro que esta campaña se recordará como la campaña del coronavirus, igual que se recuerda la campaña del mildiu, de sequía, o, para los de más edad del transfer y del vino argentino, pasará a la historia dl sector y mucho me temo que por nada bueno.

Tengan en cuenta que entre una cosa y otra nos perdemos, como mínimo, un trimestre, una cuarta parte de campaña en la que el descenso de consumo, de exportaciones, de compras y ventas de vino va a ser, ya es, prácticamente nulo y eso es muy difícil imposible diría yo, de recuperar.

No sé cuanto durará esto, si sean quince días, se amplíe a un mes, o el tiempo que sea, pero por lo que vemos en otros países, aún nos quedan meses por delante para poder dar por terminada la infección. Si nos vamos a mayo, entre unas cosas y otra, nos vamos a ver que empezamos junio viendo que en un par de meses poco más empiezan a entrar las uvas, cuando se pase esto no creo que haya una gran cantidad de operaciones, debido a que a todos nos a pillado por sorpresa, los bares con vino, los restaurantes y hoteles igual, los distribuidores también y las bodegas con el stock embotellado, normal, pero que van a querer sacar antes de comprar. Quiero decir con esto que entre que va pasando este tiempo y no, casi se puede decir que la campaña se nos va a ir de las manos sin darnos cuenta.

Hay que informar, tener tranquilidad ya que si para cuando esto pase cunden los nervios por vender, va a ser peor para los mercados y vamos a estar en una situación en la que, como yo digo, no por bajar más el precio de los vinos se va a vender más. Por tanto, tranquilidad dentro de lo que cabe y vamos a ver como va reaccionando el sector, quizá sea duro, pero es lo que vamos a tener.

Muchas bodegas en estos días están haciendo un ERTE, cerrando sus instalaciones hasta que esto pase, igualmente muchos bares, restaurantes, hoteles, etc. Por lo que, una vez pasado, esto será otro escollo para volver a la normalidad del sector.

Por tanto, a tener ánimo, cumplir el estar en casa a ver si esto pasa lo antes posible y comenzar luego a trabajar para salir de la crisis, este sector ha pasado por muchas otras y siempre hemos salido de ellas y seguro que esta saldremos, con el apoyo y el trabajo de todos.

Comparte en tus redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *